83 entidades están utilizando la plataforma TransparEnt Valencia

«Sesiones de formación, 5/7/2018»

Se ha publicado el Tercer Informe TransparEnt Valencia que incorpora los datos del último trimestre (disponible en Informes y publicaciones). Lo más relevante es el notable incremento de entidades registradas, que ahora ascienden a 83.

Esto quiere decir que, a pesar de los meses vacacionales, se han registrado 57 entidades entre el 12 de julio pasado y el 15 de octubre. Este crecimiento es consecuencia, en buena parte, de las sesiones de formación impartidas entre el 28 de septiembre y el 4 de octubre, programadas por la  Regidoría Delegada de Transparencia, Gobierno Abierto y Auditoría Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, sobre las que ya publicamos una noticia anteriormente.

Aunque hay inscritas entidades que trabajan en diferentes sectores de actividad, el grupo mayoritario lo componen las dedicadas al sector social, que son 52. Por detrás de estas, destaca el sector de la cultura, con 15 entidades registradas.

Puesto que el Ayuntamiento de Valencia impulsa el proyecto, la mayor parte de las entidades que están utilizando la plataforma tienen su sede en la propia ciudad, pero también hay registradas 5 ubicadas en otras ciudades de la comunidad y una con sede en Madrid.

45 de estas entidades trabajan en el ámbito autonómico, mientras que 17 se dirigen al entorno local o vecinal y también hay 11 de ámbito estatal.

«Sesiones de formación, 5/7/2018»

Son pocas las que tienen un número importante de voluntarios, incluso 30 manifiestan no tener ninguno y 23 tienen menos de 10. Por el contrario, 18 entidades tienen más de 500 voluntarios.

En cuanto a los recursos económicos, 23 tienen un presupuesto anual inferior a 5.000€ y, en el extremo opuesto, 24 entidades tienen presupuestos superiores a 100.000€.

Estos datos muestran el interés de las entidades por mejorar su comunicación y por ser transparentes, pero todavía son pocas las que publican todas las informaciones, por lo que el informe concluye apuntando la necesidad de impulsar la aplicación del procedimiento. De esta forma se conseguiría que el conjunto de organizaciones dispusieran de modelos de aplicación y de referentes de buenas prácticas que poder adaptar a sus casos.